02 agosto 2013

Beato Pedro Fabro

En octubre de 1529, Ignacio de Loyola -entonces de 38 años- entraba al colegio de Santa Bárbara en París para proseguir sus estudios. Allí compartió habitación con otros dos de sus estudiantes. Uno de ellos es Pedro Fabro, saboyano de origen y que ayudará a Ignacio en sus estudios parsinos. El otro, el navarro Francisco Javier. Los tres formarían el germen de lo que será la Compañía de Jesús. Puedes acceder a la Liturgia de la Fiesta del Beato Pedro Fabro enlazando aquí.

El mismo Pedro Fabro escribió sobre los recuerdos que conservaba de su encuentro con Ignacio de Loyola en París.
"Bendita sea para siempre jamás tal dicha así ordenada de la suma providencia para mi bien y salvación; porque después de ordenado por mano suya que yo hubiese de enseñar al santo hombre, siguió la conversación suya exterior y después interior y después el vivir juntos y ser uno los dos en la cámara, uno en la mesa y uno en la bolsa.
Y finalmente vino él a ser mi maestro en las cosas espirituales, dándome modo para subir al conocimiento de la divina voluntad y de mí mismo y así llegamos a ser una misma cosa en deseos y voluntad y propósito firme de querer tomar esta vida, que ahora llevamos los que somos o alguna vez serán de esta Compañía, de la cual yo no soy digno" 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada