03 noviembre 2010

Beato Rupert Mayer

Rupert Mayer nació en Stuttgart el 23 de enero de 1876; fue ordenado sacerdote en 1899 y, en 1900, entró en la Compañía. Después de haber completado su formación, trabajó durante algunos años como misionero popular, hasta que, en 1912, fue nombrado capellán de los inmigrados de Munich.

Durante la Primera Guerra Mundial cumplió de modo heroico con sus deberes de capellán militar; y el 30 de diciembre de 1916 fue herido gravemente en el frente rumano y tuvo que sufrir la amputación de la pierna izquierda. Vuelto a Munich, reemprendió sus trabajos apostólicos, prodigándose de modo particular con los pobres.

El Beato fue uno de los primeros en darse cuenta de la verdadera índole del naciente movimiento hitleriano y ya en 1923 declaró públicamente que un católico no podía nunca ser nacionalsocialista. Continuó su lucha contra los nazis también después de la llegada de Hitler al poder, en 1933, y fue por ello metido en prisión repetidas veces. Finalmente, en 1939, fue recluido en el campo de concentración de Sachsenhausen. Allí sus fuerzas físicas declinaron de modo tan preocupante que los nazis, temiendo que muriese mártir, el 5 de agosto de 1940 lo confinaron en la Abadía de Ettal, donde permaneció en completo aislamiento hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. A continuación retomó sus actividades sacerdotales en la capital bávara, pero, el 1 de noviembre de 1945, murió víctima de un ataque de apoplejía mientras pronunciaba la homilía desde el altar. El Papa Juan Pablo II le beatificó en Munich el año 1987.

Enlazar

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada